Certificación de eficiencia energética de los edificios.

A partir del 1 de junio de 2013, todos los edificios completos o unidades de éstos, viviendas y locales que se vendan o alquilen, y los edificios públicos, deberán disponer de un certificado de eficiencia energética, según especifica el Real Decreto 235/2013, aprobado el 5 de abril de 2013, que se completó posteriormente con varias enmiendas en el proyecto de Ley de reforma de la rehabilitación.

La certificación energética de edificios es un requisito legal derivado de la  directiva 2002/91/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo de 16 de diciembre de 2002, relativa a la eficiencia energética de los edificios.

¿Qué fin persigue?

Cumplir con la obligación de poner a disposición de los compradores o usuarios una información objetiva sobre las características energéticas de los edificios cuando se vendan o arrienden. Pretende en líneas generales reducir el consumo energético de las edificaciones. Actualmente, según fuentes de IDAE, en España los edificios consumen el 30% de la energía total consumida en el país. Este certificado especificará mediante una escala de siete letras, de la  A  a la G, el nivel de emisiones de CO2 en comparación con las dimensiones del edificio. De este modo, se pretende que el comprador o el inquilino pueda valorar y comparar la eficiencia energética como un factor añadido para la toma de decisiones de compra o alquiler.

 

¿En qué consiste?

En un edificio, la eficiencia energética se calcula midiendo la energía consumida todos los años en condiciones normales de uso y ocupación. Para ello se tienen en cuenta todos los servicios utilizados de manera habitual, como la calefacción, la refrigeración, la ventilación, la producción de agua caliente sanitaria y la iluminación, a fin de mantener las condiciones de confort térmico y lumínico y sus necesidades de agua caliente sanitaria y calidad de aire interior.

En concreto, el indicador recoge los kilogramos de CO2 divididos por los metros cuadrados de la vivienda (kg CO2/m2 al año). En aquellos con un ratio de emisiones por debajo de los 6,8 kg CO2/m2 anuales se le asigna la letra A, la mejor calificación. La peor nota (la G) es para aquellos inmuebles que superan los 70,9 kg CO2/m2 al año, esta diferencia se traduce al final en costos en consumo de estos servicios.

¿Qué edificios se deben certificar?

Todos los inmuebles disponibles para la venta o el alquiler. La normativa incluye algunas excepciones en cuanto a los edificios que deben solicitar el certificado.

Por su parte, será obligatorio para todos los edificios de nueva construcción y también cuando se haga una rehabilitación o reforma de edificio con una superficie útil superior a 1.000 metros cuadrados, que afecte a más del 25% del total de sus cerramientos.

¿Cuándo se tiene que realizar el certificado?

Los propietarios que deseen vender o alquilar estos inmuebles, deberán poner a disposición de los compradores o arrendatarios este título, en el momento en el que se efectúa la operación, de no ser así, los propietarios pueden ser multados con sanciones que van desde los 300 hasta los 6.000 euros, según dicho decreto.

¿Quién realiza y quién valida los certificados?

El certificado será realizado por un técnico competente elegido libremente por el propietario, según el decreto, técnico competente será un arquitecto, arquitecto técnico o ingeniero. La validación es competencia a las comunidades autónomas, que son las que deben regular la certificación energética y crear un registro oficial donde se inscribirán todas las certificaciones. Estas serán las encargadas de generar la Etiqueta de Eficiencia Energética, la cual, se incluirá en toda oferta, promoción y publicidad dirigida a la venta o arrendamiento del edificio o unidad del edificio.

¿Qué validez tienen los certificados?

Un certificado energético cubrirá un periodo de 10 años desde la fecha de su emisión.

¿Cuáles son los casos excluidos de este requisito?

Los casos excluidos de obligación quedan perfectamente definidos en dicho decreto, en líneas básicas son edificaciones que por su uso sea imprescindible que permanezcan abiertas, edificios protegidos oficialmente y que su cumplimiento altere de forma su carácter o aspecto, edificaciones destinadas al culto o religiosos, para periodos de arrendamiento inferiores a cuatro meses al año, edificaciones provisionales, las compradas para su demolición, edificaciones aisladas con superficie inferior a 50 m2 útiles y la parte no residencial de edificios industriales y agrícolas.

Archiblog

  • Desde ArchiCADero, un rincón de Diseñadero… Bienvenidos a una entrada más sobre el GDL, apreciados lectores y usuarios de ArchiCAD. Venimos hoy hablando del GDL porque me ha llegado una duda sobre las ventanas a medida. A muchos nos ha pasado que hemos querido avanzar en el mundo del GDL y al crear las ventanas […]

  • Desde ArchiCADero, un rincón de Diseñadero… Bienvenidos a una entrada más de nuestro archiBLOG, apreciados lectores y usuarios, quienes se hayan adentrado un poco más en el mundo del GDL, se habrán dado cuenta que la programación lineal se queda un poco corta y debemos de crear algoritmos, llamadas a grandes bloques de programación, etc. […]